El 18F y la rearticulación de la derecha

.El 18F y la rearticulación de la derecha

Balance del Frente por la Unidad Guevarista de la marcha del 18 de febrero y la nueva situación política.

En la marcha del 18 de Febrero confluyeron la corporación judicial, los políticos opositores, los grandes medios y una parte importante de la clase media porteña que configura la base de votantes de las diferentes variantes de la derecha. Este hecho político representa una nueva ofensiva contra el Kirchnerismo como fuerza política dentro del gobierno, pero su objetivo estratégico está dirigido fundamentalmente a condicionar el programa económico, social e internacional de quien pretenda asumir la dirección ejecutiva del Estado en las elecciones de este 2015.

¿Qué viene pasando en la Argentina?

Desde el año 2008, un sector importante de la burguesía y la oligarquía local, el que rompió en el conflicto del campo con el gobierno kirchnerista, intenta recuperar el terreno cedido durante estos años al Estado y a las diferentes corporaciones y grupos económicos que apoyan al gobierno. Producto del desgaste de estos 12 años de gobierno y de la falta de un candidato propio que tenga apoyo en la población, el contexto se presenta muy favorable para condicionar al gobierno siguiente. La disputa interburguesa se expresa por estas horas a flor de piel, y la muerte del fiscal Nisman, sumada a la aparición de la corporación judicial como actor político en este escenario, pone a estos grupos a la ofensiva. No por casualidad sus más lucidos intelectuales orgánicos afirman casi desesperadamente que es ahora o nunca.
El saldo del 18F: el gobierno preso de sus contradicciones y la emergencia de una derecha clásica con posibilidades electorales.

A poco más de un mes del inicio de esta crisis política no quedan dudas que el kirchnerismo no encuentra forma de salir del paso. A la falta de decisiones claras para recuperar la iniciativa política (algo que caracterizó a este gobierno en anteriores crisis) se sumó una primera actitud pasiva ante el copamiento de las calles por la derecha y la clase media. Pero hoy el gobierno hizo su demostración de fuerza, llenando la plaza del Congreso y dejando en claro que no va a serles nada fácil a sus adversarios ganarle esta elección.
Mientras tanto la rearticulación de la derecha es un hecho inocultable y preocupante. Los verdaderos jefes de la oposición reaccionaria, el grupo Clarín, Techint, la UIA y la Mesa de Enlace, entre otros, han elegido a quien los represente en estas elecciones: Mauricio Macri. El líder del PRO es el único que durante este periodo cosecha aliados de sectores políticos diversos (Elisa Carrió y Carlos Reuteman) y crece en las encuestas, dándole a la derecha clásica una posibilidad que hace muchísimos años no tenía, y que Sergio Massa y Daniel Scioli no le garantizan: presentarse ante la sociedad argentina sin el ropaje del peronismo, instalando su programa de ajuste y represión sin concesiones ni medias tintas. Todo indica que de seguir así el escenario faltarían dos elementos para llegar a Agosto con mayores posibilidades electorales: concretar una alianza con un sector del radicalismo (política que representa Ernesto Sanz) y convencer a Massa de que se sume a una interna con Macri, o que desista de su candidatura a presidente y vaya por la provincia de Buenos Aires. EL multimedio Clarín y el diario La Nación ya enfocan sus cañones editoriales en ese sentido. De darse estas dos posibilidades, o por lo menos alguna de ellas, el kirchnerismo se vería realmente amenazado para retener el sillón presidencial. Y paradójicamente para el kirchnerismo este contexto favorece la idea de cerrar filas con Scioli, el candidato mejor posicionado, pero el que parece menos confiable para ellos. El anhelo de los sectores de centroizquierda del gobierno de ir a internas pareciera un objetivo ya cuestionable desde su propio punto de vista, ya que podría darse que Macri o Massa ganen las PASO y darían un golpe de efecto político letal de cara a Octubre.

Sigue leyendo

Una política para el Arte y la Cultura

Política Arte y Cultura - VolanteATENCIÓN ARTISTAS!

Febrero 2015. Nuevamente nos enfrentamos a un ingreso restrictivo que deja afuera alrededor del 70% de los inscriptos a una Universidad “Pública”. Esto es consecuencia, por un lado de un problema presupuestario y edilicio (no hay espacio ni plata para pagarle a tantos docentes) pero por otro, de una posición ideológica elitista alrededor del arte, ya que ni desde la gestión de la Universidad ni desde el Gobierno hay un interés real siquiera por aprovechar mejor los recursos para que ingresen la mayor cantidad posible dentro de los marcos presupuestarios existentes, una medida totalmente insuficiente pero que demostraría cierta voluntad política. Buscar una solución a largo plazo para aumentar considerablemente ese presupuesto y contener las necesidades sociales, es un horizonte que no se considera, mucho menos para los sectores más desfavorecidos en este sistema injusto. La visión del Arte que hoy respalda la Academia, las universidades y las instituciones, somete nuestro arte a las exigencias del mercado.

El valor social que impera es el individualismo. El capitalismo demuestra cada día que no alcanza con tímidas reformas ni puede ser humanizado, para reproducir la subjetividad instaurada por el sistema, éste utiliza entre otras formas, a la cultura y al arte como sustento de su hegemonía.
Como Juventud Guevarista intentamos impulsar una práctica que plantee nuevos valores contra-hegemónicos, entendiendo la urgencia de construir una alternativa no solo en el plano estrictamente político sino también en el arte. Bertolt Brecht, director y dramaturgo alemán, dice: El teatro (arte) debe entretener, instruir y entusiasmar a las masas. Debe ofrecer obras de arte que muestren la realidad, de modo que permita construir el socialismo. Debe estar pues, al servicio de la verdad, del humanitarismo y de la belleza. Entonces resalta, como el poeta y escritor Roberto Jorge Santoro, la importancia que debe dársele a la belleza, a la búsqueda de una nueva estética que atraiga al espectador y lo haga querer formar parte, y no por querer romper con lo establecido olvidarnos de esta esencia fundamental. Para ambos artistas la verdad es un hecho revolucionario, una herramienta para generar pensamiento crítico, una nueva ética en esta tarea de transformar las cosas. Debe ser una vía de expresión y liberación del hombre y la mujer, debe generarle placer producirlo y verlo, así como su producción debe estar al alcance de todos.

“La verdad es siempre revolucionaria” decía Lenin y es cierto. Así como en nuestra cultura nos intentan inculcar que el fin último es el de acumular bienes materiales sin importar los métodos que se utilicen (la explotación, la mentira, el engaño, etc.), uno de los valores que intentamos construir es el de decir siempre la verdad, ella es la que nos permite estudiar la realidad y transformarla para que las mayorías puedan avanzar en el camino a su emancipación, y aunque la verdad circunstancialmente nos deje en desventaja, apegarnos a ella es una inversión a largo plazo. Para nosotros que el arte se ocupe de la búsqueda de la verdad implica que tiene como objetivo no esconder la explotación y aportar a que el conjunto de la población sea consciente de la importancia de movilizarse por sus necesidades haciéndose cargo de resolverlas.

Como Juventud Guevarista junto a otros compañeros/as, en el 2014 dimos impulso a una herramienta muy fuerte para dar la disputa en este sentido: La Cátedra Bertolt Brecht. Una cátedra libre de Arte y Política que piensa a partir de la historia una alternativa desde el punto de vista teórico. Este año fundaremos un Colectivo de Artistas que impulse en la práctica un arte con un contenido distinto y entretenido, que pueda ser llevado a todas partes; a las calles, universidades, barrios así como lo hicieron María Escudero y el Libre Teatro Libre, Roberto J. Santoro y Raymundo Gleyzer en los ’70 en Argentina, Augusto Boal con el Teatro del Oprimido en Brasil, Bertolt Brecht con su teatro épico en épocas de la Revolución Rusa y tantísimos otros grandes exponentes que construyeron una senda y hoy la retomamos pensando esas experiencias en nuestro contexto. ¡Por todo esto, sumate a construir una alternativa!

También podes escribir a esos contactos para que te enviemos el documento completo ‘Introducción a una política para el Arte y la Cultura de la Juventud Guevarista’, del cual encuentras en este volante pequeños fragmentos.

La Juventud Guevarista ante la marcha del #18F

Nisman - Amia - Juventud Guevarista

La marcha convocada para el 18 de Febrero por un sector del poder judicial representa una nueva ofensiva de las corporaciones que manejan los resortes económicos y políticos de nuestro país. Montados en la gran conmoción social que despierta la muerte de Alberto Nisman, un grupo de fiscales decide salir a la calle, y tras la consigna de “justicia por Nisman” empiezan a escribir una nueva página de la disputa que mantiene un sector de las corporaciones con el gobierno por la sucesión presidencial.

¿Quiénes son los que convocan a la marcha?

Si bien la cara visible son los fiscales Ricardo Saenz, Germán Moldes, Carlos Stornelli, el juez Campagnoli y Raúl Plee, ellos no representan más que a el sector mayoritario de la corporación judicial, que como toda corporación pretende acrecentar su poder, proteger a sus miembros y favorecer a las demás corporaciones afines como el multimedio Clarín, la UIA y sus representantes políticos enrolados en la oposición. El estado genocida de Israel va a dar presente con la DAIA y la AMIA que anunciaron su participación, todo bajo el consentimiento de EEUU que viene actuando de forma indirecta, como por ejemplo a través de los fondos buitre. Como era de esperar toda la derecha anunció su participación y con hechos como este se vuelve evidente la dirección política unificada que ejercen estas corporaciones sobre la mayoría de los políticos como Macri, Carrió,  Massa y Cobos.  Scioli, atrapado en la interna del FPV donde es el candidato que más mide, si bien no adhirió mediáticamente a la marcha, tampoco levantó su voz de repudio y será representado por uno de sus más altos funcionarios, José Pampuro, como un claro mensaje por elevación a éstas corporaciones de que él también puede ser su candidato.

Una nueva crisis política, pero con importantes diferencias:

Hay dos elementos que diferencian a esta crisis con las anteriores como fue el conflicto del campo: el primero y más importante es que es la primera vez que desde la corporación judicial busca movilizar de forma activa a sectores de la sociedad con objetivos claramente políticos. Para nosotras y nosotros esto se debe a la falta de legitimidad de cara al pueblo que tienen los líderes políticos opositores y el multimedio Clarín, que por sí solos vienen fracasando en este tipo de iniciativas. Aprovechando que es la corporación judicial uno de los sectores del poder con menos exposición social, asumen ser la punta de lanza de un movimiento político que todavía no ha expresado sus objetivos con sinceridad. Ya no nos quedan dudas que el plan A era la denuncia del fallecido fiscal, que con su muerte abrió el camino que la denuncia por si sola nunca iba a abrir debido a su confusa, contradictoria e improbable acusación contra funcionarios del gobierno por supuesto encubrimiento. El segundo elemento que diferencia a esta coyuntura de las anteriores es que vuelve a presentarse la injerencia del imperialismo en los asuntos internos del país, ya que los EEUU e Israel (la primera a través de diplomacia y su congreso y la segunda a través de sus organizaciones en el país como DAIA y AMIA) pretenden castigar a la Argentina por haberse apartado del pacto sellado luego de los atentados de 1992 y 1994 (y ratificado por Néstor Kirchner en 2005) de acusar a los Iraníes de los mismos, sin importar que hasta el día de hoy no hayan conseguido ni una prueba firme que sostenga esa hipótesis. Argentina se corrió de ese pacto con el intento de llegar a un acuerdo con Irán en el polémico Memorándum de Entendimiento. Y lo que va quedando claro es que los dos atentados más importantes de nuestra historia se volvieron una pieza más de la geopolítica imperialista en sus intereses en medio oriente, y que todos los gobiernos aceptaron ese papel sin importarles que eso significaba que jamás se encontrarían a los responsables reales, y por lo tanto no se haría justicia nunca.

El rechazo a la marcha hay que hacerlo sentir

Desde la Juventud Guevarista de Argentina repudiamos esta movilización y denunciamos que quienes convocan a la misma son los principales responsables de encubrir a los autores intelectuales y materiales de los atentados, incluido el fallecido fiscal. Y llamamos al pueblo a manifestar su profundo rechazo tanto a estos sectores como al gobierno nacional, que lejos de ser una inocente victima de otra operación de desestabilización es uno de los responsables principales de los encubrimientos de los atentados, que además ha utilizado a los servicios de inteligencia para garantizar ese acuerdo – como queda demostrado con las decisiones tomadas hasta la firma del acuerdo con Irán- que fueron acordadas con los EEUU e Israel renunciando a cualquier iniciativa independiente en relación a los trágicos hechos antes mencionados.

Sabemos que muchísimas personas en su genuina voluntad de esclarecer la verdad en los atentados y en la confusa muerte del fiscal participarán en la marcha. Desde nuestra organización los convocamos a rechazar esta convocatoria y movilizarnos de forma independiente de las corporaciones y del gobierno; a que conozcan la historia de cada uno de esos fiscales que hoy exigen justicia pero que son señalados por los propios familiares de las victimas como responsables de parar la causa y encubrir a los anteriores jueces, policías y fiscales separados de la misma; a que conozcan la verdadera historia del fiscal Nisman, que mas allá de su lamentable muerte, lejos de ser un representante de la justicia independiente fue la expresión más burda de la injerencia de otros países en los asuntos internos, vulnerando la soberanía nacional como queda demostrado en los cables de la embajada norteamericana filtrados y hechos públicos, y que pueden verse traducidos en el libro Argenliks de Santiago O’Donell. Esta relación el gobierno la conocía perfectamente, pero sólo la denunció cuando Nisman cargó contra Cristina Kirchner y Timerman.

Actualmente el gobierno intenta imponer su agenda con la reforma de los servicios de inteligencia. Pero el proyecto no hace lo que Argentina se comprometió a hacer ante la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2005, ni tiene en cuenta muchas de las recomendaciones hechas por el CELS y los organismos de Derechos Humanos de nuestro país, transformándose en otra más de las reformas a medias que el Kirchnerismo nos tiene acostumbrados, como la Ley de Medios y la Expropiación de parte de YPF.

El pueblo tiene que exigir al gobierno que dé explicaciones inmediatamente de qué sucedió con la causa AMIA desde su llegada al poder y de por qué avaló y profundizó una línea de investigación a través de Nisman y el ahora principal enemigo público Stiusso que no reúne una sola prueba sólida contra Irán. Exigimos la desclasificación de los archivos secretos de la causa en la ex SIDE, como la remoción de la fiscalía especial que venía investigando la causa, que está plagada de servicios de inteligencia que trabajan para el extranjero. En su lugar se debe crear una comisión investigadora que con los familiares de las víctimas y personas de probada trayectoria independiente pueda de una vez por todas esclarecer este trágico hecho de nuestra historia.

Sólo así se puede avanzar en que esta crisis se resuelva para adelante y no en la consolidación de las corporaciones y  de la impunidad.

¡JUSTICIA PARA LAS VÍCTIMAS DE LOS ATENTADOS DE 1992 Y 1994! ¡CASTIGO A LOS RESPONSABLES DEL ENCUBRIMIENTO!

Juventud Guevarista de Argentina

IX Campamento de la Juventud Guevarista de Argentina

IX Campamento Juventud Guevarista

IX Campamento de la Juventud Guevarista de Argentina
Año tras año, los campamentos nacionales son una herramienta de unión y fortalecimiento de los lazos entre todos los compañeros y compañeras guevaristas de toda la Argentina y países cercanos; como también el momento mas puro donde uno puede conocer a la organización tal cual es, ya que el desarrollo natural de las actividades del campamento expresan en profundidad el mundo que queremos construir. La solidaridad, el esfuerzo, la voluntad, el compromiso y el respeto son los ejes con los que se construye cada campamento.

[en breve subiremos el cronograma de actividades]
les dejamos un link sobre el campamento del año pasado [https://www.facebook.com/juventudguevarista.deargentina/media_set?set=a.586963321381412.1073741832.100002032480728&type=3]

39 años del intento de asalto de Monte Chingolo

Monte chingolo

Compartimos publicación de nuestro compañero y referente Daniel de Santis a propósito del cumplimiento de otro aniversario del intento de asalto al cuartel de Monte Chingolo”

Hoy es 23 de diciembre, se cumplen 39 años de nuestro intento de asalto al cuartel de Monte Chingolo. Como todos los años, a las 10 hs, nos vamos a encontar un grupo de compañeras y compañeros en el cementerio de Avellaneda. Allí están los cuerpos de la mayoría de los 53 compañeros y compañeras que cayeron en la lucha por la revolución y el socialismo. Como el mejor homenaje le decimos a los capitalistas que no nos han vencido.
A continuación copio el discurso que dije hace 11 años en el portón del ex Batallón de Arsenales de Monte Chingolo:

“Hace exactamente 28 años, a esta misma hora, en este mismo lugar, alrededor de doscientos combatientes del Batallón Urbano General San Martín del Ejército Revolucionario del Pueblo iniciaban, no sólo la mayor batalla de la guerrilla sino, la mayor batalla en la lucha de clases en la Argentina.

¿Quiénes se enfrentaron en esa batalla?

De un lado estaba la gran burguesía nativa, aliada y socia menor del imperialismo, con sus instituciones de poder: El sistema parlamentario, los medios de comunicación de masas, la jerarquía de la iglesia y las fuerzas armadas y policiales.
Del otro el pueblo argentino, la clase obrera, el campesinado pobre, los estudiantes e intelectuales revolucionarios, la clase media urbana y rural, quienes de lo pequeño a lo grande, de lo simple a lo complejo, de la filosofía a la acción política, había ido construyendo, también, sus organizaciones de poder: las organizaciones políticas revolucionarias, el sindicalismo clasista, las coordinadoras de gremios en lucha, las ligas agrarias, el movimiento de sacerdotes para el tercer mundo, los cristianos por el socialismo, las fuerzas armadas de la revolución, sus organizaciones guerrillera y en particular el Partido Revolucionario de los Trabajadores dirección política y militar del Ejército Revolucionarios del Pueblo.

Por qué, en la actualidad, la burguesía y los reformistas tratan de ocultar al ERP, por qué tratan de que no quede siquiera su recuerdo, igual que como hicieron con la sublevación de los esclavos en el imperio Romano, en el siglo II antes de Cristo, quienes durante años mantuvieron la lucha contra los esclavistas, y cuando estos lograron derrotarlos el emperador de Roma ordenó que fueran destruidas todas las construcciones que habían levantado los esclavos, que no quedara de ellas piedra sobre piedra, para que no dejar ningún rastro de esa ejemplar lucha por la libertad, pero aunque no quedó nada material no pudieron ocultarla, durante dos mil años el nombre de Espartaco fue levantado por las clases oprimidas cada vez que la idea de la libertad se afirmó en la conciencia de los pueblos. Del mismo modo las clases dominantes han intentado enterrar la historia del PRT y del ERP y en particular de su acción más audaz, más decidida, más emblemática en la lucha por el poder y por la construcción del socialismo en la Argentina. Que no se hable de su grandeza, que no recordemos la pujanza de aquellos combatientes, que no relatemos el desinterés y el altruismo de aquellos jóvenes patriotas, que no veneremos a nuestros héroes y mártires. Y si ello no fuera posible, al menos, que nos avergoncemos ante nuestros hijos y ante nuestro pueblo de haber luchado, de haber tenido la valentía de disputarle el poder al amo imperialista.

Pero cómo se explica que los trabajadores y la juventud argentina hayan hecho una gesta tan gloriosa, que para encontrar otras de tamaña magnitud tengamos que remontarnos a las batallas fundadoras de nuestra nacionalidad en la guerra por la independencia de Argentina y América Latina. Cómo se explica que en una misma jornada se dieran cita jóvenes heroicos como el tambor de Tacuarí y las niñas de Ayohuma, aguerridos soldados como los infernales gauchos de Güemes, y oficiales revolucionarios como la Capitana Juana Azurduy o el Sargento Cabral.

A fines de la década de 1960 la acumulación de fuerzas y experiencias desde el golpe gorila de 1955, con el consiguiente debilitamiento de la alternativa parlamentaria como forma de dominación burguesa, y del triunfo de la Revolución Cubana en 1959, con sus vientos de renacer revolucionario, comenzaban a dar sus frutos organizativos y a extender la conciencia socialista en miles de hombres y mujeres de nuestro pueblo. Es así que el pueblo de Córdoba a fines del julio de 1969 y el de Rosario en setiembre del mismo año se levantaron en contra de la dictadura de Onganía y dieron curso al nacimiento de poderosas fuerzas revolucionarias en nuestra patria.

Derrotada la dictadura militar, por el pueblo movilizado, retrocede y llama a elecciones para desviar y contener el torrente revolucionario, favoreciendo la extensión en la conciencia del socialismo y la consolidación de una vanguardia combatiente. Pero no todas las fuerzas populares tuvieron cabal comprensión de la situación histórica y muchas apoyaron la alternativa burguesa encabezada por Perón. El PRT intentó responder, también, en el terreno de lucha que proponía la burguesía, organizando un partido electoral y disputar en ese terreno, también, la conciencia de las masas populares. No lo logró por sus propias limitaciones y porque estuvo casi sólo en esta batalla contra la burguesía argentina que se unían ante el terror a la Revolución Social.

Este momento histórico fue rico en enseñanzas para los militantes populares. Allí vimos cómo la clase dominante que hasta poco antes estaba acorralada por las masas logró rehacerse y sobretodo cooptar, para su política, a miles y miles de militantes populares. Este escenario fue propicio para que la derecha, hasta ayer acorralada, iniciara su contraofensiva con la masacre de Ezeiza el 20 de junio de 1973.

Pero la pujanza del movimiento de masas era tan grande que un puñado de militantes revolucionarios, destacados de su seno fundamentalmente por la clase obrera industrial dieran batalla, encabezaran la mayor y más profunda contienda de clases en nuestra patria, la que por primera vez en nuestra historia puso frente a frente a las dos clases extremas: a la gran burguesía y al proletariado industrial, en disputa por la conciencia y la voluntad de las demás clases y sectores intermedios.

En el marco de esta cruenta lucha por el poder el PRT, como dirección política y militar del ERP, decidió intentar la toma del Batallón de Arsenales 601 de Monte Chingolo, con el objeto de apropiarse de 20 toneladas de armamento para dar un vuelco en la relación de fuerzas político militares y demorar la consumación de un nuevo golpe militar que ya estaba en preparación.

Ese día a las 19:15 hs. se iniciaban las acciones con el corte de los nueve puentes que unen la Capital y el Oeste con el Sur del gran Buenos Aires, se hostigaba al Regimiento 7 de La Plata y las brigadas de la policía provincial de Quilmes, Avellaneda y Lomas de Zamora, se interrumpía el tránsito en los dos caminos que unen La Plata con el Sur de Gran Buenos y se tendían dos anillos de contención alrededor del cuartel de Monte Chingolo.

El combate fue encarnizado en muchos de esos puntos, algunos con particular éxito como el de la Avenida Pasco y en el puente de la Noria. En nuestro caso nos tocó cortar el puente del camino de Cintura sobre el río Matanza. Allí una escuadra del ERP, mal armada, cruzó muchos automóviles particulares y un gran camión tanque y derramó el gasoil que contenía, provocando con él un enorme incendio. A las 19:30 hs. Una columna de camiones y carrier del Regimiento 3 de La Tablada rompió la contención y se dirigió hacia Lanús. La enorme diferencia de fuerzas evitó que entráramos en combate.

Recuerdo que en la contención de la calle Montevideo estaba un compañero del Secretariado de la Regional Sur al que le decíamos Juancito, ese nombre se lo habíamos puesto porque era muy delgado, blanquito, casi trasparente. Alejandro Bulit, que así se llamaba Juancito, intentó tirar una granada de fabricación casera -la granada había sido alterada en su funcionamiento correcto por un agente enemigo infiltrado en nuestras filas-, entonces Alejandro acciona el encendido de la granada y aparentemente este no funciona, Alejandro mira el mecanismo y en ese momento explota la granada destrozándole el rostro y una mano. Debido a una reciente investigación sabemos que sus compañeros, dándolo por muerto e inmersos en el combate, lo dejaron allí. Luego el enemigo lo recogió moribundo y lo tiró al Riachuelo para que se ahogara, Alejandro reaccionó con el agua y, pese a su estado, comenzó a nadar. Le tiraron varias ráfagas acribillándolo a balazos. Alejandro Bulit o Juancito era un muchacho de 25 años que no aparentaba gran fuerza muscular, parecía debilucho, pero una vez más demostró que su fortaleza provenía de su mente, de su ideología, de su convicción en la revolución y del amor a su pueblo.

A esa misma hora 70 aguerridos combatientes al mando del Capitán del ERP Abigail Attademo iniciaban el asalto al cuartel. Ni bien entraron se encontraron con nutrido fuego de ametralladoras antiaéreas y fusilería desde varios puntos, haciendo evidente la preparación previa y con ella la pérdida del factor sorpresa. De todas maneras el empuje de los asaltantes era tan grande que tomaron parcialmente el cuartel, la guardia central, varios puestos de la guardia y la compañía Servicios. Era tal el empuje de los combatientes del pueblo que las fuerzas del ejercito burgués, que los doblaban en número y multiplicaban varias veces su poder de fuego, sintieron que perdían el control de la situación y que el Cuartel caería en las manos insurgentes. Ello no se pudo concretar por la llegada de los refuerzos del Regimiento 3 de La Tablada y el Regimiento de Infantería 1 de Palermo. Pese a la enorme superioridad del ejercito opresor los combatientes del pueblo se reorganizaron y provocaron un contraataque para favorecer su propia retirada.

Cómo se explica tanto coraje, tanto heroísmo, tanto despliegue de preparación combativa y combatividad. Cómo explicar que habría que remontarse a las batallas de la guerra de nuestra primera independencia contra el colonialismo español para encontrar hechos que se le puedan comparar. La única explicación es que los combatientes revolucionarios del ERP estaban conscientes de ser protagonistas de una batalla decisiva por la segunda independencia nacional, esta vez en contra del imperialismo norteamericano, principal enemigo de la humanidad y de los pueblos argentino y de toda América Latina.

Compañeros, ¿Yo les estoy proponiendo que vayamos a tomar un cuartel? ¿Yo les estoy proponiendo que es la hora de tomar las armas? No. Yo les estoy diciendo que es la hora de organizarnos, de prepararnos para reiniciar la lucha por el poder con la misma determinación que lo hicieron nuestros hermanos hace 28 años. Pero para lograr nuestros objetivos tenemos que ser millones, no alcanza con la bronca de algunos cientos o de varios miles.

Entonces a todas las tareas de organización tenemos que agregarle una muy importante, aprender a disputarle la conciencia de los hombres y mujeres del pueblo a la burguesía, esa es la lucha fundamental en este momento. Hoy aquí somos trescientos compañeros, cada uno de nosotros debe acercarse a su vecino, a su compañero de trabajo o de estudio, a su amigo y convencerlo de lo que nosotros ya estamos convencidos, y para lograrlo tenemos que partir de su nivel de conciencia y no de nuestro estado de ánimo, porque nosotros ya estamos convencidos y si vamos con toda la bronca que tenemos por todas las injusticias quizás el compañero no nos comprenda y no nos acompañe. Entonces tenemos que aprender a ser maestros de nuestros compañeros, y para eso es bueno no olvidarse de cómo pensábamos nosotros antes de estar concientizados de la necesidad de la revolución. Entonces así encontraremos la paciencia necesaria, las palabras adecuadas, las propuestas justas y mañana seremos miles y esos miles serán nuevos educadores de su pueblo para pasar a ser cientos de miles y, luego, millones. Nuestras propuestas, nuestras ideas deben lograr enderezar la voluntad del 75 o quizás del 80 % de la población detrás del objetivo revolucionario.

Nuestra lucha no debe ser sólo por objetivos aislados: un bolsón de comida, un plan trabajar, un puesto de trabajo, un salario justo, o una salita y una calle de asfalto, o agua potable y cloacas para el barrio. Tenemos que pelear por eso y por mucho más. Pero además nos tenemos que preparar para ser poder, para saber y poder gobernar este país. Tenemos que prepararnos para dirigir la economía, la salud y la educación, para organizar al pueblo en su participación en una democracia directa, tenemos que aprender a defender ese poder conquistado. En síntesis, tenemos que prepararnos para sustituir el poder de la burguesía y el imperialismo por el poder del pueblo revolucionario.

La disputa de la conciencia de las masas es una lucha ideológica, pero en cierto punto comienza a ser una lucha política, es parte de la lucha política. Entonces tenemos que aprender a hacer política, de la buena, la nuestra, una política revolucionaria. En la izquierda argentina no sabemos hacer política, pasamos de la lucha reivindicativa a la lucha ideológica y nos salteamos, porque no sabemos y porque no tenemos fuerza suficiente, la lucha política.

Y, ¿qué es la lucha política? Es saber valorar las relaciones de fuerza entre las clases enfrentadas y de acuerdo a esas relaciones de fuerza dirigir nuestras acciones para que después de cada una de ellas nuestras fuerzas sean mayores y las del enemigo de clase menores. Pero para hacer política es necesario tener fuerza, si no tenemos fuerza lo que hacemos es ideología, que está bien que la hagamos porque es parte de nuestra lucha, pero no alcanza. Es por esto que la política es lo que más nos cuesta aprender a las fuerzas revolucionarias porque para hacerla hay que tener fuerza, es como el problema del huevo y la gallina y allí radica, hoy, la sabiduría de los militantes revolucionarios, resolver ese “misterio”, ¿cómo comenzar, con las pocas fuerzas que contamos, a hacer política revolucionaria.

Nuestros compañeros, a quiénes hoy estamos recordando, estaban aprendiendo a hacer política a disputarles espacios de poder a la burguesía. Eso también hemos perdido en estos años y tenemos que recuperarlo. Y la política no se hace siempre en el terreno que nosotros elijamos. El terreno de la lucha política, las más de las veces, lo elige el que tiene más poder, en este caso la burguesía, si no aceptamos esta parte de la verdad no aprenderemos a desarrollar la lucha política de la clase obrera y del pueblo. A veces podremos, con inteligencia y audacia, determinar el terreno de esa lucha, pero, repito, las más de las veces el más fuerte elige el terreno de la lucha, es por ello que las fuerzas revolucionarias deben desarrollar la astucia.

Nos han arrebatado la idea de que nosotros, el pueblo, los que trabajamos con nuestras manos, los que hacemos todos los bienes que se ven sobre la tierra, los que hemos sido empujados a la pobreza, a todos nosotros nos han arrebatado la idea de que tenemos derecho al disfrute de los avances de la técnica, a la idea de ser feliz en nuestra vida cotidiana. Compañeros nosotros también tenemos derechos, nuestros chicos también tienen derecho a jugar en libertad, a tener algo más que un plato de comida, tenemos que soñar con un mundo en el que el pueblo alcance la felicidad colectiva y ese mundo hasta ahora se llamó un mundo socialista, un mundo constituido y construido por hombres y mujeres con una nueva consciencia solidaria y socialista. Ese mundo es por el que lucharon y murieron nuestros compañeros. Desde aquí les decimos una vez más:

¡GLORIA ETERNA PARA LOS HÉROES DE MONTE CHINGOLO!”