Que la ocupación Federal no ocupe nuestras conciencias

La  ingenuidad  de confiar en el Estado como mediador de las injusticias sociales por el discurso más o menos “progre” de los partidos políticos  al frente del poder  es  una peligrosa  “ingenuidad” que más que dar soluciones arrastra al pueblo a callejones sin salida.

Quienes  no  alertan  sobre las intenciones reales del despliegue de las fuerzas de “ocupación territorial”  como solución del problema de “seguridad” instalado en la población, esconden que el Estado construido por la Burguesía Argentina es  una expresión de las contradicciones entre  sectores privilegiados y económicamente poderosos y una gran mayoría que no tiene nada, más que su  fuerza de  trabajo para venderla al patrón que la demande. Por tanto es un Estado fundado en la injusticia de un orden social de explotación.Imagen

Es importante que como pueblo recordemos que estás mismas fuerzas federales son las que reprimen y reprimieron siempre a los sectores más olvidados y en lucha.  Pensar  que pueden ser una  verdadera solución nos puede conducir a posiciones difíciles de remontar. En el mar de opiniones desde las alturas de los grandes medios y ministerios provienen  expresiones políticas que pretenden desconocer la esencia e ideología de estas fuerzas, por oportunismo o por falta de experiencia en la lucha de nuestros pueblos.

En general este debate está ausente en los principales medios masivos de comunicación, tanto los opositores como los voceros de los Gobiernos Nacional y Provincial. Los discursos sólo abonan a la estigmatización de la pobreza y ocultan la agudización de las desigualdades sociales que se produjo después de estos 10 años en que la burguesía agroexportadora y financiera la “juntó con pala”. Mientras tanto millones de compatriotas siguen si acceder a derechos básicos consagrados en la Constitución Nacional como la vivienda, un salario mínimo vital y móvil, educación y salud. La famosa inclusión social, no ha sido más que una salida para la Burguesía Argentina en sociedad con la Transnacional, para sobreexplotar el Trabajo, con una triplicación de la productividad en relación a la década del 90’, y una precarización laboral descomunal en valores absolutos como siempre le gusta dar los números al Gobierno.

Prohibido olvidar

Nosotros recordamos muy bien cuando un teniente de Gendarmería en el año 2011, mientras acompañábamos la lucha de los trabajadores de SanCor en el acceso al puente Rosario-Victoria, advertía a los obreros despedidos de la empresa láctea que “ellos, a diferencia de las policías, eran una fuerza militarizada. Y que si le daban la orden de pasar por encima al corte (con obreros y todo) ellos no dudaban ni un segundo”.

No olvidamos que esa misma fuerza fue la que envió el Menemato para arrasar los piquetes de los trabajadores de la ex YPF privatizada, en  Cultral Có y General Mosconi. Estos piquetes fueron los primeros que pusieron en jaque el genocidio social y económico producto de las políticas del tristemente célebre Carlos Menem y el PJ en la década del 90’. También en 1999 De La Rúa envió  esta fuerza a Reprimir a Docentes y Estatales, a quienes se les debía cinco meses de sueldo, en un corte en la Provincia de Corrientes con el saldo de dos muertos.

Resulta paradójico pensar en lo útil que les hubiera resultado a aquellos presidentes la ahora “progresista” Ley de Regulación de los piquetes, que determinará cuándo éstos son legítimos o ilegítimos. Flor de arma legal se otorga a las fuerzas reaccionarias de nuestra sociedad con esta nueva ley que presenta el partido gobernante.

En la conciencia del pueblo siembran todos

No negamos que una porción mayoritaria de la sociedad siente cierto alivio con las medidas represivas para atacar, supuestamente, el avance del narcotráfico en la ciudad y la inseguridad en un sentido muy amplio. Comprendemos que con el incremento de delitos penalmente menores (como el hurto y el robo), con niveles altos de violencia, sumados al enfrentamiento por la disputa entre bandas ligadas al narcotráfico, y con una batería interminable de medios de comunicación fogoneando el estado de terror social, el pueblo tenga como primera respuesta el consenso hacia la intervención de las fuerzas federales de represión.

Sin embargo, queremos venir a poner en discusión el concepto de seguridad. Porque el hecho de que en muchos barrios no haya ni luz, ni cloacas, ni gas, ni agua potable; que no tengan trabajo ni estudien 1.5 millones de jóvenes entre los 18 y 25 años; que millones de jefes/as de familia sólo tengan como único ingreso 450 pesos por hijo; que el sistema judicial sea un laberinto sin fin para acceder a la justicia, sobre todo para quienes no tienen dinero… Todo esto resulta en un sentimiento de indefensión y abandono del pueblo, donde la inseguridad es una situación social y no sólo una consecuencia relacionada con el delito.

¿Soluciones?

Quienes no tenemos a cargo ni una sola ni mínima dependencia del Estado, y no tenemos ni un centavo más que nuestros salarios como trabajadores, ¿podemos ser parte de la solución?

Sí. Continuando la organización como pueblo en todos los niveles y todos los barrios. Para ser parte de los debates y los proyectos de solución, que debieran ser públicos y masivos, y con los recursos necesarios.

Es demagógica la imagen del Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni caminando (custodiado con uniformados portando armas largas) por el conocido barrio popular de Villa Banana, diciendo que antes (de la ocupación de gendarmería) nadie podía entrar. Esto es totalmente falso y estigmatiza al pueblo que reside ahí. Nosotros hace años que nos organizamos social y políticamente en ese barrio y sabemos que quiénes no entran son los que deberían dar respuestas. De hecho, podemos afirmar que no entran la luz, el gas natural, las cloacas, las ambulancias, los planes de viviendas, etc. Pensándolo bien, habría que preguntarse cómo se puede entrar a un barrio que ni siquiera existe en los planos oficiales del municipio. Ni le contamos al Secretario de la nación lo difícil que resulta conseguir trabajo, más aún si continúan estigmatizando las barriadas  pobres.

No lo vimos caminando al Secretario estrella por countries y bancos donde viven los capos del narco y donde se mueven los dineros de ese negocio. Ni una medida hubo en simultáneo a los operativos que recorrieron las barriadas populares para confiscar fondos del negocio del narco. Mientras se bajan bunkers, los señores de la droga mantienen su poder económico para reconstruirlos inmediatamente y continuar haciendo negocios junto a los funcionarios públicos que debieran perseguirlos.

La Represión del delito por si sola es solo demagogia.

Desde hace años demandamos e impulsamos un proyecto de desarrollo que industrialice nuestro país, generando los puestos de trabajo necesarios para alcanzar el pleno empleo. Para ello se necesita sentar las bases de un verdadero desarrollo nacional.

La burguesía Argentina ni siquiera tiene en su horizonte ser parte de esa idea, como ya lo demostró un sin número de veces. Hasta la misma presidenta de la Nación, renegando de su propia estrategia de desarrollo nacional, se queja de ello.

Por dar un  ejemplo, si no se recuperan las divisas del comercio exterior para impulsar ese desarrollo, el único camino es el endeudamiento externo volviendo al punto cero por el cuál estallo la crisis del 2001. Y la Clase social propietaria de la tierra, las fábricas, los recursos naturales etc., no está dispuesta a seguir ese camino. Prefiere continuar con la ganancia fácil a costa de la dependencia y el atraso de nuestra patria chica.

Si no se rediscute el proyecto de ciudad con una profunda reforma urbana seguirá reproduciéndose la ciudad desigual que está tensando a la sociedad, hasta llevarla a una guerra civil oculta entre pobres y pobres. Y no es difícil suponer de qué lado estarán las fuerzas federales y la policía.

Nosotros ya estamos organizándonos, desde los centros populares, la Juventud Guevarista, la Unión del Pueblo como instrumento político, y en cada sector de trabajo para brindar nuestro aporte a las soluciones. Alentamos a que seamos cientos y miles en seguir este camino y crear el torrente popular para cambiar el rumbo de la historia, nuestra historia, la de todos y todas.

Solo el Pueblo salvará al Pueblo!

 Juventud Guevarista

Unión del Pueblo

Rosario, Mayo del 2014.

jg up

Repudio a la ley de “convivencia en manifestaciones”

Imagen

 

Hace poco más de una semana, diputados oficialistas presentaron un proyecto de ley titulado “Ley de convivencia en manifestaciones públicas”. Con este proyecto, el pedido de poner un freno a las protestas, realizado por la presidenta Cristina Kirchner en el discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, y aplaudido por Massa, Macri y todo el arco opositor de derecha, se hizo realidad.Pese a que el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich haya declarado que no es una normativa que surja del Ejecutivo Nacional, el hecho de que dos de los principales firmantes del proyecto estén Carlos Kunkel y Diana Conti, habla por sí solo.
 
La “convivencia” que pretende instalar el kirchnerismo, no es más que un intento por seguir acotando el margen a la protesta social. El eje fundamental del texto plantea dividir las manifestaciones entre “legítimas” e “ilegítimas”.  En un año que comenzó con grandes pujas laborales y una situación cada vez más apremiante para el pueblo a nivel económico, dónde miles de docentes del país estuvieron en pie de lucha, donde aún hoy hay muchas paritarias sin cerrarse, dónde se realizó un paro nacional con una adhesión casi total de parte de los trabajadores, no es sorpresa que entre los puntos principales se considere ilegítima a cualquier manifestación que “no impida el normal funcionamiento de servicios públicos, especialmente los relativos a la educación, la seguridad y la salud públicas”.Cualquier corte, manifestación o piquete que, además, no se anuncie ante las autoridades con 48 horas de anticipación, no explique el motivo de la protesta, el horario y el lugar y no designe un “delegado” para mediar ante el Estado, será considerado ilegítimo y podrá ser reprimido por las fuerzas policiales.El piquete, ha sido de una parte a la actualidad, el único medio por el cual no sólo  los trabajadores pueden hacer visibles sus problemáticas, sino también  otros sectores de la población que de otra manera nunca serían escuchados.
 

Sigue leyendo

Libertad para “Pacho” Toloza

Imagen

 

 

A NUESTRO QUERIDO PUEBLO
A LAS ORGANIZACIONES HERMANAS
A LAS Y LOS MILITANTES DE LA JUVENTUD GUEVARISTA DE ARGENTINA
Nos complace a esta hora comunicarles que el montaje que hicieran en Enero pasado contra el Compañero Francisco Pacho Toloza, responsable de relaciones internacionales del hermano movimiento político y social colombiano Marcha Patriótica, se ha visto desbaratado por la solidaridad y lucha nacional, internacional y el buen desempeño de sus compañeros y abogados.
El Juez de garantías dio la razón a la defensa jurídica del compañero Pacho, y así dispuso su inmediata libertad.
“Esto no hubiera sido posible sin las miles de firmas, pronunciamientos y manifestaciones de apoyo de los movimientos populares de todo el mundo, de nuestros partidos políticos amigos, de universidades, intelectuales, trabajadores, campesinos y estudiantes, que alzaron la voz en contra de este burdo montaje judicial” dice el comunicado que nos hacen llegar los compañeros y compañeras del colectivo Voz a Voz de la Marcha Patriótica.
A su vez reclaman que “mantengamos la solidaridad y apoyo, para que el gobierno colombiano deje en libertad a nuestros compañeros Huber Ballesteros, Wilmer Madroñero, Omar Marín, Carlos Lugo y Jorge Gaitán, al igual que los 9.500 prisioneros políticos que aún permanecen en las cárceles del gobierno colombiano.”
El Che decía que “la solidaridad es la ternura entre los pueblos”, y que debíamos “desarrollar al máximo la sensibilidad hasta sentirse angustiado cuando se asesina a un hombre en cualquier lugar del mundo… y para sentirse entusiasmado cuando en algún lugar del mundo se alza una nueva bandera de libertad”.
Hermano Pacho: ¡Tu libertad es nuestra bandera! Y la libertad de Colombia: ¡es también nuestra bandera!
A seguir trabajando, codo a codo, por la Segunda y Definitiva Independencia.
SALUD HERMANO PACHO
SALUD COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE LA MARCHA PATRIOTICA
JUVENTUD GUEVARISTA DE ARGENTINA

CONTRA EL GOLPE FASCISTA EN VENEZUELA: ¡NO PASARÁN!

CONTRA EL GOLPE FASCISTA EN VENEZUELA: ¡NO PASARÁN!

 

Declaración de la Juventud Guevarista de Argentina

CONTRA EL GOLPE FASCISTA EN VENEZUELA: ¡NO PASARÁN!

La Revolución Bolivariana resiste al golpe de la derecha venezolana y el imperialismo estadounidense. Un análisis de la situación política y una declaración de apoyo y solidaridad al bravo pueblo de Chávez y Bolivar.
Imagen
Febrero fue el mes en el que la derecha venezolana decidió poner en marcha las tercera y cuarta etapa del proceso de “Golpe Continuado” o “Golpe Suave” que, instruida y financiada desde Washington, busca desarrollar desde el comienzo de la Revolución Bolivariana y que, luego de la muerte del Comandante Hugo Chávez Frías, intenta profundizar hasta sus ultimas consecuencias.
El “Golpe Continuado” o “Golpe Suave” es la estrategia que ha desarrollado el imperialismo estadounidense para asediar y derrocar a los gobiernos populares de America Latina y del mundo en un nuevo contexto político y social en el que las intervenciones y golpes directos y sin mediación (como los que han existido a lo largo de todo el siglo XX) no son aceptadas por la opinión publica internacional. Por ello, es que inspirados en el manual del politólogo norteamericano Gene Sharp, el poder imperial ha desarrollado una nueva metodología de desestabilización que consiste en un recetario de pasos y tareas que generarían el marco perfecto para justificar el derrocamiento de gobiernos populares o revolucionarios.

Sigue leyendo

¿Y después del 7D? Comunicado de la Juventud Guevarista

ImagenImagen

 

 

Comunicado de la Juventud Guevarista de la Argentina ante la aplicación de la Ley de medios y el artículo 161 el 7D 

 

¿Y DESPUÉS DEL 7D?

Construyamos una comunicación popular y al servicio del pueblo.

Hace muchos años que, desde el campo popular, venimos luchando por la democratización de los medios de comunicación.

Esto significa dar la batalla para que haya más voces en la televisión, los diarios y las radios.

Cuando se presentó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fuimos partícipes de un debate que se dio a nivel nacional sobre el rol de los medios, qué debían ser y en manos de quienes se debían distribuir.

Para nosotros,  más allá de los paneles y foros que el Gobierno propuso,  el debate y la disputa se dieron en la calle.

Fue ahí donde la gente hablaba sobre la ley y las modificaciones que debía hacerse, era en la familia, entre los amigos, en el colegio, la oficina o el bar donde se gestó realmente el debate sobre la ley.

A partir de sancionada la Ley 26.522 o Ley de Medios, el Kirchnerismo profundizó un discurso que venía utilizando desde mediados del 2008: una oposición irreconciliable entre el Gobierno y Clarín, aliados estratégicos anteriormente.

Debemos despolarizar este discurso, herramienta que sirve tanto al Gobierno como al monopolio mediático más grande del país.

Esta aparente oposición sirve a ambos para controlar la agenda política, es decir, lo que se debate constantemente y además, centrar la atención en su disputa, y dejar a la sombra miles de problemas que hay por detrás, y con los que vivimos a diario: problemas ocupacionales, trabajadores en negro y demás.

Es claro que nosotros disputamos a Clarín porque como decía el Che: “Solo caben dos posiciones en la historia, o se está a favor de los monopolios o se está en contra”.

Siempre hemos estado en la vereda de en frente porque los conocemos hace mucho, sabemos que fueron voceros de la dictadura militar, entregaron gente y se enriquecieron mientras miles de compañeros eran torturados y se los hacía desaparecer.

Sabemos, además, que son los representantes de aquellos que saquen y explotan a nuestra gente y nuestro suelo.

La ley de Medios es una ley progresiva, pero hoy en día, se está aplicando de manera regresiva.

Es evidente que la nueva ley es mejor que la dictada en Dictadura, y que profundizó su exclusión luego, durante la democracia (un ejemplo claro fue Néstor Kirchner en 2007 cuando autorizó la fusión entre Cablevisión y Multicanal).

Hoy se habla del 7D, y nosotros, que salimos todos los días a luchar contra los monopolios, y a la vez por la aplicación real de la ley, nos quedan varias preguntas por hacer, como también varias luchas por dar.

¿Por qué a tres años de sancionada una ley que da un paso a favor en la democratización de los medios, sólo se avanza en hacer cumplir un sólo artículo (el 161)?

¿Por qué, una vez más, se deja afuera a toda la comunicación alternativa? Que se hace sin recursos económicos y con el sudor de sus trabajadores.

¿Por qué las comunidades, los pueblos originarios,  etc quedó afuera de la aplicación de la ley, transformándose únicamente en una desinversión entre privados y un gran reordenamiento empresarial?

Por su lado, el 33% destinado a entidades sin fines de lucro no contempla la realidad de los medios alternativos populares, y pone en la misma bolsa a la CGT y la AFA que los noticieros populares, o la radio que hicieron los pibes de algún barrio.

Los medios comunitarios tienen una lógica completamente opuesta  a la empresarial, se realiza desde todos con una perspectiva abierta, transparente y participativa.

Opuesta a los medios empresarios que responden linealmente a los intereses de su clase, por lo que es imposible y absurdo pedirle los mismos procedimientos y la misma inversión a uno como a otro.

Encontramos, con sus grandes limitaciones, positiva la ley, un pequeño y contundente avance, pero todavía necesitamos avanzar hacia una comunicación del y al servicio del pueblo.

No habrá democracia en los medios si la disputa y repartija queda entre los grandes empresarios.

El 7D es un día fundamental, es verdad, pero al día siguiente debemos seguir luchando por democratizar realmente los medios y el espacio comunicacional.

Esto no es hablar de voces y que los testaferros, familiares, socios y fundaciones fantasmas se distribuyan las acciones, sino que el sistema sea realmente equitativo y democrático.

Luchemos porque los medios alternativos y populares tengan voz, y se escuche fuerte en el país, por medios al servicio del pueblo y contra los monopolios.